PDF Print E-mail

Iglesia de la Iluminación

 

Guiando a Individuos

hacia el

Logro de su Potencial Divino

 

¿No sabéis que sois templo de Dios y que

el Espíritu de Dios habita en vosotros?

1 Corintios 3:16

 

altLa Iglesia de la Iluminación fue inscrita en la Commonwealth de Pennsylvania en el año 1908. La Iglesia adoptó los conceptos espirituales tales como se enseñan en la Palabra de Dios, anunciados por las enseñanzas del Nazareno y otros Mensajeros Divinos. En el estudio de este senda, o modo de vida sagrado, de responsabilidad personal, se guía a los individuos a través de las enseñanzas Bíblicas de la Ley Divina.

Una vez que se ha señalado la Senda, todos aquellos que viven su vida basados en estos principios van a desarrollar su potencial divino, al igual como una rosa que florece en todo su esplendor.

Representando un concepto religioso nuevo, el cual es al mismo tiempo muy antiguo, la Iglesia de la Iluminación considera una interpretación espiritual de la Biblia y de otros textos Divinos. No existe un dogma estructurado que deba ser aceptado por la pura fe, como tampoco existe un credo formal.

La Iglesia no predica en el sentido común del término. En vez de ello, instruye a los individuos en los preceptos Bíblicos de la Ley Divina de manera que ellos tomen consciencia de la sabiduría ahí contenida y la apliquen en su vida cotidiana.

La Iglesia de la Iluminación no hace proselitismo en la búsqueda de adeptos. La Iglesia da la bienvenida a todo aquel que desee poner en práctica la sabiduría de las enseñanzas en su vida diaria. No hay discriminación alguna y cualquier individuo puede ser un adherente.

 

Misión

La Iglesia de la Iluminación tiene un objetivo primario: enseñar a cada individuo la forma de armonizar sus vidas con la Ley Divina y ejemplificar la responsabilidad personal. De esta forma se benefician tanto material como espiritualmente, permitiéndoles alcanzar todo su potencial divino. Bajo esta guía, los individuos quedan habilitados para hacer uso de todos sus talentos en beneficio propio y el de la humanidad.

Otra de las metas consiste en establecer grupos o centros en que hombres y mujeres, que hayan sido nombrados Ministros de la Iglesia, puedan actuar como intérpretes de la Ley Divina. Hay muchos individuos que se han desilusionado de los dogmas religiosos y que están en la búsqueda de una guía Espiritual. La Iglesia de la Iluminación desea cumplir ese rol con humildad.

 

Principios y Enseñanzas

Las enseñanzas de la Iglesia están basadas en las palabras del Nazareno, de sus discípulos y de las sectas Judío-Cristianas anteriores a la formación de la Iglesia Católica en el Concejo de Nicaea. La Iglesia de la Iluminación enseña que al interior de cada uno de nosotros existe una Chispa Divina, nuestra chispa alma, la cual es parte de Dios, nuestro Creador. Nuestra misión espiritual consiste en realizar todo esfuerzo posible para traer esta chispa alma a un estado de consciencia espiritual de sí misma y de Dios. Este axioma está basado no sólo en las enseñanzas del Nazareno, sino también en las enseñanzas de los Padres Gnósticos, incluyendo el Origen Inmortal, Clemente de Alejandría, Marcion, Valentinus, Basiliades y San Pablo.

La Iglesia de la Iluminación reconoce que el desarrollo espiritual de un individuo es un tema de su responsabilidad personal y que la fe es un incentivo importante en los actos de cada cual. Por medio de nuestras obras (sentimientos, pensamientos, palabras y actos) sembramos las semillas de nuestro destino espiritual. Se pone un gran énfasis en el axioma divino de Santiago (2:26) que dice “la fe sin obras está muerta.”

Mateo (16:27) hizo eco de la misma verdad cuando dijera, “porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.”

A pesar de que la Iglesia no enseña ningún credo o dogma, sí enseña las Leyes Fundamentales que gobiernan todos los aspectos de la vida. El trabajo de sus integrantes consiste en armonizar sus actos con estas Leyes Divinas. Estas Leyes Fundamentales están basadas en las enseñanzas del Nazareno y de los otros Mensajeros de Dios.

La primera de ellas, y la más importante de todas, es la Responsabilidad Personal. Ésta es la base de toda relación entre individuos que sea verdadera, correcta, justa y honorable. La Responsabilidad Personal trasciende la “justificación por la fe” y la “expiación vicaria” en el sentido en que son enseñados habitualmente.

La Iglesia enseña de que existe un solo Dios, un Creador. También enfatiza la idea de que “cosechamos lo que sembramos” y que la “Regla de Oro” debiera gobernar nuestras vidas. Enseña de que nuestra salvación se encuentra en armonizar nuestra vida con la Ley Divina, el cambio de la mortalidad en Inmortalidad.

La base de la Iglesia de la Iluminación está cimentada en la honestidad individual, la moralidad innata, la imparcialidad, el sentido del derecho y la justicia. También está basada en la fe en Dios y la certitud del funcionamiento de la Ley Divina. Todas sus enseñanzas están basadas en aquellas dejadas por los Maestros del pasado, el Nazareno, sus discípulos, los Gnósticos y las experiencias de hombres y mujeres que han hecho todo lo que está a su alcance para armonizar sus vidas con la Ley Divina.

Para obtener mayor información acerca de las enseñanzas de la Iglesia de la Iluminación, consulte las siguientes obras (en Inglés) disponibles en la Compañía Editorial Filosófica:

 

“The Church of Illumination”

“Our Real Relationship to God,” Sidney H. Beard

“The Interpretation of St. John,” R. S. Clymer, MD

“The Interpretation of St. Matthew,” R. S. Clymer, MD

⇒ Go to Tenets of the Church of Illumination.

alt